Micro pesadillas lúcidas

miércoles, 20 de marzo de 2019

Niebla

En compañía de mi pareja, quien percibí como un fantasma porque nunca lo ví en mi sueño pero sabía que estaba ahí, distinguimos a lo lejos una cabaña entre la niebla, caminamos a ella expectantes por cómo nos atenderían allí.
Salió un par de ancianos al momento de asomarnos y de manera hospitalaria, la mujer preguntó que si éramos los huéspedes, nosotros nos miramos y asentimos a la pregunta aunque sin estar muy seguros de ser las personas que esperaban. El lugar era una construcción en madera de dos plantas, sin puertas ni ventanas, el camino principal conducía a la parte alta, ésta con una enorme sala desde donde se podía observar no muy lejos montañas cubiertas con neblina, también un gran valle con algunos caballos pastando, los otros podían descansar en la parte despejada de la sala que de un salto accedían a ella. Halé a mi acompañante con gran curiosidad de ver la parte baja, esta era tan acogedora que no hacía frío, todos los espacios contaban con fácil acceso, la cocina en la mitad y las habitaciones a los lados. Una vez instalados, salí a ver los caballos, uno de ellos se acercó a mí, su pelaje color café claro con blanco era largo y espeso, lo acaricié y agachó su cabeza en una invitación a montarlo, así que me subí con una gran sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario