Micro pesadillas lúcidas

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Brazo

De noche fue el mejor momento para montar en patineta eléctrica por el poco tráfico y el frío viento de la ciudad. Recorrí puentes a gran velocidad, sentí adrenalina en las curvas y saltando los huecos del pavimento con buena destreza. Al menos en el norte fue agradable, pero llegando al centro la aglomeración de gente ya no fue divertida. Varios tuvimos que alinearnos porque pasaban carros, entonces una de las personas tomó voz de liderazgo y pidió que nos cerráramos al andén ya que la imprudencia de un bus nos estaba quitando espacio. Fue tanta la impresión de sentir ese vehículo cerca que preferí subirme a la acera. Me llamó la atención el cúmulo de gente adelante de mí, hasta que ví un brazo inmóvil y morado debajo de la llanta.

jueves, 13 de junio de 2019

Dos días

Día 1

-Me voy a caer de aquí.
-No, sólo encuentra la posición que es.
-¡Es verdad! Creo que la tengo, pero aún siento que voy a caer.
-Tranquila, el agua está picosa pero es constante.
-Esta bien. ¡Wohoo, qué divertido! ¿Quiénes son esas personas armadas? ¡Nos apuntan!
-Es la guerrilla, bótate.


-Este baño está muy sucio, ¡Quiero salir de aquí!
-Shh, no deben encontrarnos.
-Estoy segura que me dispararon, estoy segura de haber muerto.
-Sí, sí, te mataron, de todas formas estás aquí.
-Imposible.

Día 2

Concéntrate, regresa.
(Una lámpara rectangular).

Estás volviendo.
(Una lámpara distorsionada).

¿Qué sientes? Es como sentir borrachera y el peor guayabo al tiempo.
(Todo es blanco y la lámpara ondeante).

Espera, espera, debes recordar estas imágenes.
(Fuego, colores rojo, amarillo, naranja y negro, demonios que se transforman en calaveras).

-¿Cómo te sientes?



lunes, 6 de mayo de 2019

Escena

Esta casa tenía un aspecto sombrío, sin embargo era cálida. Juan tenía dos camas, una sencilla en su cuarto y otra doble en la sala. Por el guayabo o tal vez aún ebria, llegué a la cama a gatas, buscando algo entre las sábanas. En ese momento entro una negra muy bella, era la roomie actriz de teatro, con afán me dijo que ya íbamos a empezar. Me tomó del brazo y me ayudó a subir a mí posición en el armazón de varias escaleras.
Tomé mi lugar y no podía evitar mirar al piso, sabía que sí caía moriría. La actriz con la mirada me indicó que siguiera sus pasos. Yo solo podía pensar en el abismo.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Niebla

En compañía de mi pareja, quien percibí como un fantasma porque nunca lo ví en mi sueño pero sabía que estaba ahí, distinguimos a lo lejos una cabaña entre la niebla, caminamos a ella expectantes por cómo nos atenderían allí.
Salió un par de ancianos al momento de asomarnos y de manera hospitalaria, la mujer preguntó que si éramos los huéspedes, nosotros nos miramos y asentimos a la pregunta aunque sin estar muy seguros de ser las personas que esperaban. El lugar era una construcción en madera de dos plantas, sin puertas ni ventanas, el camino principal conducía a la parte alta, ésta con una enorme sala desde donde se podía observar no muy lejos montañas cubiertas con neblina, también un gran valle con algunos caballos pastando, los otros podían descansar en la parte despejada de la sala que de un salto accedían a ella. Halé a mi acompañante con gran curiosidad de ver la parte baja, esta era tan acogedora que no hacía frío, todos los espacios contaban con fácil acceso, la cocina en la mitad y las habitaciones a los lados. Una vez instalados, salí a ver los caballos, uno de ellos se acercó a mí, su pelaje color café claro con blanco era largo y espeso, lo acaricié y agachó su cabeza en una invitación a montarlo, así que me subí con una gran sonrisa.

jueves, 21 de febrero de 2019

Toro carnívoro

Me vi en forma de toro aún con mi naturaleza, es decir, un toro carnívoro. Pude sentir a lo lejos el aroma de la deliciosa carne de un animal grande, juré que podía ser del tamaño de una ballena, aunque fuera imposible en esta tierra tan seca. Corrí a buscar el delicioso animal del que aseguré incluso poder visualizar el agradable olor. Al llegar noté que provenía de un siervo, éste, al darse cuenta de mi presencia, tomó una postura de enfrentamiento. Me asusté. Supe que ya no era el cazador sino la presa, así que emprendí mi huida y llegué a un árbol que tenía sus raíces fuera de la tierra. Salté entre ellas pero observé que mi enemigo también podía saltarlas, y en ese momento ya no me hallé en el cuerpo del toro sino de cualquier otro animal, tal vez un roedor que pudo escabullirse entre las raíces.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Runas

Mi trabajo en esa universidad continuó, pero esta vez con menos estudiantes. Los profesores líderes de cada departamento subimos al techo para cumplir con el objetivo que se había planteado en la investigación. La vista era hermosa, pero causaba más emoción ver que los árboles sumidos en una espesa niebla blanca competían en altura con el piso 70 de la institución.
Era el momento, los líderes nos reunimos al rededor de la mesa redonda que contenía un sinnúmero de runas de colores negro, naranja y transparente. Tres de ellas se distinguieron por su tamaño, las que dos compañeros y yo, levantamos al tiempo. Peter tomó la negra, esta se convirtió en rata y la lanzó al suelo, en ese momento todos salimos a correr, no por miedo, sino porque cada uno sabía qué tenía que hacer ahora. Mientras avanzaba, repetía en mi cabeza -en un pie enrollada, en el otro amarrada- una y otra vez. Al llegar a la destinada cancha de basket, me colgué de la parte alta con las piernas, llevé el rollo de soga que tenía en la bata a un pie y el otro lo amarré mientras permanecía suspendida. En ese momento llegó un diablo de color rojo, el experimento funcionó de maravilla.

martes, 1 de enero de 2019

Una muerte que no sucedió

Por la ventanilla observé las pocas nubes hermosas que se posaban en el azul infinito, pero la tranquilidad cesó ante un fuerte estruendo. El avión se partió por la mitad y yo, estando en los asientos traseros, me encontré en primera fila. Tuve ganas de gritar aunque el miedo no me lo permitió, ¡Me voy a morir! Pensé. Ahí recordé una reflexión, "la muerte siempre sorprende". ¿Si voy a morir por qué no disfrutarlo?
Empecé a ver cómo las nubes se alejaron al soltar mi cinturón de seguridad, quise otra perspectiva así que llevé mi cabeza hacia atrás logrando un giro de 180°. Fue agua lo que se aproximó, mejoré mi posición para recibir el impacto y no lo pude creer, un doloroso golpe pero ¡estoy viva! Me concentré en mantener la respiración hasta llegar a la superficie, cuando ví algunos restos del avión. En el intento de coger alguno, sentí un empujón que me alejó de todo, insistí en devolverme hacía los objetos flotantes pero volvió a sucer, esta vez en una posición más cómoda, resulté trepada en una ballena que con comunicación telepática, me ayudó hasta que logré ver la orilla del mar.