Micro pesadillas lúcidas

jueves, 21 de febrero de 2019

Toro carnívoro

Me vi en forma de toro aún con mi naturaleza, es decir, un toro carnívoro. Pude sentir a lo lejos el aroma de la deliciosa carne de un animal grande, juré que podía ser del tamaño de una ballena, aunque fuera imposible en esta tierra tan seca. Corrí a buscar el delicioso animal del que aseguré incluso poder visualizar el agradable olor. Al llegar noté que provenía de un siervo, éste, al darse cuenta de mi presencia, tomó una postura de enfrentamiento. Me asusté. Supe que ya no era el cazador sino la presa, así que emprendí mi huida y llegué a un árbol que tenía sus raíces fuera de la tierra. Salté entre ellas pero observé que mi enemigo también podía saltarlas, y en ese momento ya no me hallé en el cuerpo del toro sino de cualquier otro animal, tal vez un roedor que pudo escabullirse entre las raíces.

2 comentarios:

  1. Ya hacía falta una nueva entrada, el cambio de roles entre depredador y presa y el hecho de encarnar un animal fuerte y alejado de su naturaleza es un concepto bien interesante

    ResponderEliminar