Micro pesadillas lúcidas

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Sin salida

En un taxi, me hallé con mi mami y mi hermana, camino a un lugar incierto. El taxista no dio con la dirección y resultamos estar más lejos del destino. Pronto terminamos en un sitio sin salida, debajo de un puente con apariencia nada amable, ya que todo era suciedad y la gente de la zona, drogadictos e indigentes. En el momento que uno de ellos notó que ese no era el destino que buscábamos, con un palo en las manos se acercó y motivó a los demás a hacer lo mismo, el conductor en un rápido intento por defenderse, sacó una herramienta y los enfrentó. En ese momento, nosotras salimos corriendo, cada una por su lado. Yo llegué a un conjunto en ruinas, habitado por personas del mismo tipo, así que debía moverme con cautela. Ví unas escaleras con un abismo al final, entonces quise subirme para observar el panorama y encontrar una salida segura. Cuando crucé una esquina para llegar allí, me sorprendió un ser con apariencia de mujer que se movió con sus cuatro extremidades acercándose a mí, mientras yo retrocedía. Tenía una expresión de horror, creo que intentó pedirme ayuda, pero me aterró su aspecto, no tenía ojos sino piel hundida en sus cuencas, la piel forraba sus huesos y estaba toda cubierta de una baba que alcanzó a tocarme, salí corriendo y en el camino noté que había una pared de madera que aislaba el conjunto, por lo que tomé impulso para romperla y fue demasiado fácil. Al cruzar, alcancé a ver a mi mami que estaba en el taxi esperando que saliéramos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario