Micro pesadillas lúcidas

lunes, 18 de septiembre de 2017

Campanilla de la mañana

Ipomoea purpurea, no sé porque aparece tanto en mis sueños, tal vez porque la encuentro fascinante. Florece y se marchita el mismo día, crece cómo la maleza, se enreda en lo que toca y su color púrpura es encantador. Me encontré extrañada en mi letargo por ver solo dos hilos tejidos con flores sobre una reja que parecía ser mi casa, cuando descubrí que detrás la de matera había un zarzal impresionante. Nunca ví tantas flores juntas, empecé a coger hilo a hilo, ayudándondole a extenderse por toda la reja, el resultado fue aún más impresionante, de sueño pasó a deseo. Algún día veré campanillas floreciendo y muriendo el mismo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario